WordPress

En apariencia se trata de un gestor de contenidos simple, con apenas funcionalidades para contar con un WebLog o simplemente blog (así no se me notan los años), sin embargo al mirar más profundamente se evidencia todo su potencial.
Su principal ventaja frente a cualquier otro gestor de contenidos libre radica en su extensa documentación que cubre desde aspectos relacionados con su filosofía, administración y desarrollo, así que puedes entender su funcionamiento, utilizarlo con toda la ayuda posible y extender la herramienta hasta donde lo necesites, siempre tendrás apoyo en su documentación, eso explica porqué resulta tan simple utilizar wordpress para desarrollar no solo blogs sino páginas Web genéricas.
Por defecto WordPress incluye 2 tipos de contenidos, los llamados entradas o contenido de blog que serán presentados cronológicamente (además de poder clasificarse por categorías y etiquetas) y las páginas que se presentarán como contenidos estáticos y aislados útiles para presentar páginas como “Quienes Somos”, “Políticas”, “Servicios”, etc..
En sus últimas versiones WordPress incluye la posibilidad de crear tus propios tipos de clasificación, pudiendo agregar un nuevo tipo de página con su propio “taxonomy”, superando así la limitación de clasificación de wordpress (categorías y etiquetas).
De esta forma se puede por ejemplo crear un catalogo de productos creando nuestra propia clasificación.
Aquí cabe decir que WordPress no da para todo, sin embargo cualquier nueva funcionalidad puede desarrollarse, ya dependerá de los recursos disponibles para el desarrollo del proyecto y si existe una herramienta que provea la funcionalidad que necesitamos, recuerda que la ventaja de utilizar un CMS es la disminución del tiempo de implementar el proyecto.