10 abril, 2011 10 min to read

La ley Lleras y sus implicaciones.

Category : Inspiración

En respuesta a este twitt http://twitter.com/#!/jgoper/status/56700555766145024 donde mi buen amigo Johnny Gomez pregunta mi opinión sobre la Ley Lleras, debo reconocer que hasta hoy no conocía la ley, he andado sumido en el trabajo y situaciones personales hasta el punto de no haberme actualizado de nada fuera de lo que me dice RCN noticias al medio día y los titulares que elijo a dedo desde eltiempo.com en su edición para dispositivos móviles.
Luego de mucho buscar, leer opiniones abusivas y sin justificación clara y evidente, me topé con lo que buscaba, el borrador de la ley (http://marcelachitiva.wordpress.com/2011/04/08/borrador-ley-lleras/ ).
Mi conclusión luego de leer el borrador de la ley Lleras es que simple y llanamente nos invita a una triste era de oscurantismo, opresión y total control por parte de entidades privadas con intereses propios o que saltan en defensa de terceros; una ley que pretende saltarse de pleno derechos y libertades civiles, una ley que espera saltarse la ley, que invita a terceros a simplemente reclamar por un derecho, se sancionen y eliminen contenidos por parte de TERCEROS QUE NO REPRESENTAN A LA RAMA JUDICIAL, estos terceros no son más que las ISP, de las que ya los usuarios estamos hartos por sus constantes abusos, aunque claramente tiene un vació todo este tema, porque no estoy seguro de que en la descripción que plantea la ley, los prestadores de servicio de hosting, cloud, vm ó servidores físicos sean un ISP (bajo la descripción de la ley).
Creo que esta ley se presta para todo, desde reclamos poco serios, oportunistas, gente que publica contenidos en una web sin entender que violan derechos de autor y luego se los achacan al dueño de la web (tiene primero que dejarse claro este tema jurídico antes de venir a plantear sanciones) pasando por infinidad de casos hasta llegar a acallar periodistas cuando presente notas que diversas ramas del poder simplemente no quieran que se presenten y bueno, con el tiempo que puede tomar demostrar que no se infringían derechos, simplemente la noticia por el temor de sanciones y opresiones puede no llegar a tiempo dejando al pueblo colombiano expuesto a lo que deseen aquellos con poder e intenciones de aprovecharse.
Lo que pasa con la red es que hoy nos permite estar a la misma altura de cualquier otro, luego de esta ley nos dejaría como pueblo acallado, las implicaciones son muchas, los invito a leer la ley, al doctor Lleras a reflexionar sobre su contenido y que no sea simplemente para llenar un requisito para cumplir con USA y lograr el TLC, porque a pesar de que la protección de derechos de autor es algo que a todos nos interesa (QUE QUEDE CLARO ESTOY A FAVOR DE LEYES QUE PROTEJAN NUESTRAS CREACIONES; ESTOY EN CONTRA DE LA OPRESIÓN SIN CONTROL QUE ESTA LEY PROPONE) USA es un lugar donde la gente patenta lo que nosotros vemos como tonterías y cosas comunes, va desde patentes al doble click, o que google patenta su forma de cambiar el logo con cada fiesta (algo que en la red llaman doodles), lo que puede significar que si en navidades le pones una cara diferente a tu logo, puedes infringir esta ley (simplemente ridículo) y apple hace uso abusivo de esta forma desmedida de usa de patentar hasta el café patentando la frase: “apps store” (que vamos a hacer con una tienda que vende apps? la vamos a llamar papayas store?).
Este país que propone la ley Lleras para los colombianos, es triste, opresivo y oscuro, donde la red pierde su foco fundamental, la expresión libre y directa, creo de cierto que es necesario que queden claras cosas antes de plantear una ley como esta, por ejemplo:
¿el prestar un libro a un amigo es infringir la ley?
Dicho esto, ¿es infringir la ley permitir la copia digital de un libro si mi amigo lo lee y luego lo borra y no se realizan transacciones económicas que presuman que existe intención de lucro?
No se que opina el doctor Lleras y los que apoyan esta ley, pero si me salen con las cuentas de siempre que nos muestras como la industria de la música (por citar un ejemplo) pierde millones por las descargas ilegales, les invito a la simple reflexión:
¿Creen como cierto que en Colombia (país que nos atañe, pero es válido para el mundo) todos los que algún día han descargado un mp3, o grabado el streaming de una estación de radio online planeaban comprar dicha canción, pero como se la bajaron “ilegalmente” (¡que no es ilegal!) ya no la van a comprar?
No, esto no es cierto, si yo planeo comprar algo, simplemente lo compro; yo por ejemplo pedí a un amigo me regalara una copia de pulp fiction (hace muuucho tiempo ya) cuando tuve la oportunidad fue la primera película que compré, creen que cualquier cosa que vi “ilegalmente” planeaba comprarla? NO, nunca, jamás!, mi capacidad adquisitiva no me lo permitiría, así que el nivel de descargas que un colombiano X pudiera alguna vez haber llevado a cabo no representa nunca su intención de compra ni mucho menos su capacidad de realizarla, dicho esto no existen tales perdidas de la industria de la música o del cine, o de lo que sea que planteen, que les gustaría tener toda esa pasta, claro, que buscarán conseguir con leyes que contenidos sin calidad tengan regalías, pues claro, lo que tienen que hacer son contenidos que nos interese comprar, no intentar robarnos el dinero de los bolsillos.
Quienes me conocen y llegan a leer este artículo se extrañarán porque yo apoyé al 100% la candidatura política del doctor Lleras, sin beneficio político alguno, solo por convicción, conseguí votos de familiares y amigos, pero hoy doy gracias porque no fue elegido presidente, porque me he dado cuenta que el país que se le dibuja en la cabeza no es el país en el que me gustaría vivir.
Decir que no soy un seguidor ciego, soy claro, critico y consciente, pero también soy padre y esposo, no puedo darme el lujo de entregar mi país de esa forma a poderes económicos interesados en el control a través de leyes de lo que no han podido controlar con los medios adecuados de difusión ni los modelos económicos correctos.
Entrando en análisis del borrador de la ley Lleras, debo decir que últimamente he  tenido que leer algunas leyes, aprender a comprender su estructura y bueno, los últimos 6 meses no me dotan de la experiencia como jurista, pero me permiten que la asimilación del contenido me resulte más rápida, mi experiencia como internauta, programador básico, lector empedernido y diseñador web me dotan de un contexto para entrar a criticar algunos puntos que expongo a continuación.
Mis conclusiones de la ley:
Hasta el artículo 5 la cosa suena correcta, sin embargo el artículo 5(c), me deja una duda, donde dice:

“No seleccione a los destinatarios de la información;”

(refiriéndose al ISP) acaso no cabe como selección de usuarios el bloqueo común (y en ocaciones obligado) que realizan ISP’s, proveedores de dominio, proveedores de hosting (servicio de alojamiento web compartido) y otros cuando banean IP’s atacantes? a mi parecer esto es bloquear un receptor de información, claro el caso es puntual, dicho receptor está realizando ataques de algún tipo a la infraestructura del proveedor limitando su capacidad de prestar servicios, “pero” un usuario puede ser vaneado por realizar Flooding no intencional ya que generalmente son scripts automatizados los que realizan las tareas de baneo y pueden caer como baneados internautas comunes que simplemente dieron muchos clicks porque la página tardaba en cargar, esto no se aclara y un buen jurista puede ganar un pleito gordo frente a este tema.
Es en el artículo 6 donde empiezan los problemas, por ejemplo donde pone:

b) No interfiera con la tecnología compatible y estandarizada utilizada en el sitio de origen para obtener información sobre el uso en línea del material almacenado, cuando la utilización de dichas tecnologías se realice de conformidad con la ley y sean compatibles con estándares de la industria ampliamente aceptados;

“con estándares de la industria ampliamente aceptados” Por favor, eso no solo limita las posibilidades de trabajo del ISP (o prestador cualquiera) sino que limita la innovación en Colombia, cuantos casos caben en el paragrafo anterior que simplemente puedan requerir trabajar con nuevas tecnologías no ampliamente aceptadas? es algo que el doctor Lleras y su equipo no se han detenido a analizar.

“c) No modifique su contenido en la transmisión a otros usuarios;”

Que se entra a considerar modificación, estoy de acuerdo con que cualquier modificación o manipulación de la información por parte del prestador de servicios ha de ser considerado un acto ilegal por si mismo, pero un proxi cache (transparente o no) cachea y modifica datos para su uso interno, luego los entrega, este periodo de cacheo puede representar un retraso en la presentación misma de la información una vez esta cambie desde quien genera el contenido, de acuerdo a la configuración de los servidores cache del ISP se pueden presentar retrasos de 1, 5, 15, 30min u horas. (aquí creo que quien más asustado debería estar es el ISP)

g) No genere ni seleccione el material o a sus destinatarios;

Una vez más, este punto entra a ser ambiguo, en Colombia debemos limitar el acceso a contenidos lascivos conocidos, entre ellos pornografía infantil, es algo que exige la ley y en lo que la mayoría de colombianos estamos completamente de acuerdo, ahora, decir que no se seleccione el material a los destinatarios no entra en contradicción con esta ley?
Ya saliendo de los aspectos ambiguos de la ley, tenemos que entrar en materia, son los artículos 9, 10 y 11 los que nos ponen con las manos a la cabeza (no por el arresto, solo de la impresión de ver que tanto atropello quiera ser realizado contra el pueblo colombiano).
En el artículo 9 se deja todo abierto, y es precisamente el “Procedimiento de detección y retiro de contenidos” la ley muestra sus flaquezas al llamar a las infracciones “reclamadas o aparentes” ponen al ISP como principal culpable en caso de no retirar contenidos, a mi parecer el parágrafo de este mismo artículo es lo único que tiene sentido.
En el artículo 10, con el simple hecho de “pedir” que se retire el contenido y alegar que es propio, este deberá ser retirado, sin contar con la inmensa posibilidad de fraude, por ejemplo no se pide una firma electrónica, sino que dice:

j) Se firme por la persona que hace la solicitud de retiro o inhabilitación. A este efecto la firma transmitida como parte de una comunicación electrónica cumple con el requisito descrito.

Una total desfachatez, entonces para que se emiten formas electrónicas en Colombia, aunque lo que es una desfachatez es que se solicite el retiro del contenido a un ISP, en lugar de a un ente competente es decir un juez de la república, supuestamente (y lo digo yo, no lo saco de fuentes oficiales) para hacer dinámico el proceso y responder con la rapidez debida, pero a que precio?
Luego una sarta de temas legales hasta llegar a la clara y simple violación de privacidad: el artículo 15, donde se debe presentar “la información que permita identificar al supuesto infractor por el prestador de servicios respectivo, incluida la información confidencial” valgame doctor Vargas, no se a quien representa, pero claramente no es al pueblo colombiano.
les invito a leer el borrador de la ley, sacar sus conclusiones y por favor no permitir que esto suceda.