Del declive de Linux, la subida de OSX y otras historias

No cabe duda que Apple Computer  es una de las empresas más importantes e innovadoras de los últimos tiempos, sin embargo esto no siempre le aseguró una gran participación en el mercado, incluso ha estado al borde de la quiebra en el pasado, en su momento su salvador fue Microsoft®.
Hoy Apple ha alcanzado lo que podríamos llamar su mejor época, en el pasado no había tenido tal liquidez y mucho menos había llegado a tanto público.
A eso del 2004 en mis finales de pre-grado de Ing. Industrial hacía un ensayo llamado: Innovación sin Marketing para la clase de mercadeo, una de las cosas que debatíamos en su momento era como una empresa tremendamente innovadora mantenía una difusión tan pobre y llegaba a nadie un público muy limitado. Sin embargo (y cabe hacer la mención) Apple ya para esas fechas empezaba a dejar muy atrás su crisis, sobre todo gracias a la aparición del ipod que despertó un gran interés y significó una gran revolución para el entremetimiento, poco después de la mencionada charla en la U. llegó a mi lo que sería mi primer encuentro con un ipod (un ipod de 4 generación que “venía con el carro”) y me quedó claro que la historia para Apple había cambiado y transformaría el mercado en un futuro cercano, se trataba de un producto genial, donde la experiencia de usuario era lo primero, una interfaz limpia y clara, superior a cualquier herramienta de reproducción de música que había conocido para ese momento y es incluso hoy superior a muchos dispositivos multimedia.
 “Picasso tenía un dicho: decía que los buenos artistas copian y que los grandes artistas roban. Y nosotros siempre hemos sido descarados al momento de robar ideas.” Esa es una frase de Jobs, hoy llama mucho la atención a haber pasado recientemente por diversas “querellas” con Samsung precisamente por “copia” de su interfaz (eso entre otras cosas).

Apple ha cambiado, se ha adaptado, en el pasado, cuando se dedicaba al mercado del ordenador personal y mantenía poca cuota de mercado, sus campañas de marketing estaban dirigidas a captar compradores haciéndoles sentir especiales e inteligentes, su eslogan era: “Se diferente. Piensa diferente”.

(no es mio, ni idea quien es el autor original)


En este momento Apple se dedica al mercado de las tablets  y teléfonos móviles y no eres especial por tener uno, en realidad los ves en el parque, en el paradero, en cualquier lugar, así que su campaña de mercadeo ha dado un giro tremendo, te venden la idea de que si quieres ser feliz, un producto Apple te hará feliz.
En lo que ha fallado esta empresa es en la extraña moral que refleja y la poca ética que como consumidor ves de ella (¡mira que patentar un rectángulo con esquinas redondeadas!), bueno, la realidad es que esto se ve eclipsado por las fascinantes campañas de marketing y el ejercito de personas dispuestas  a defender la marca, por lo que desde mi óptica, si algo innovador ha conseguido esta empresa en los últimos tiempos es crear amor por la marca, un profundo y ciego amor.
Hace solo un par de días leía en el Blog de Miguel de Icaza una entrada que hacía alusión a la muerte de Linux en el escritorio (aunque yo lo interpretaría como el fracaso de Linux en el escritorio) dejando claro que Mac OS X se convirtió en la alternativa para Unix en el escritorio y que Linux cometió gigantescos errores.
Y es aquí donde empieza a entenderse la historia, Linux como OS X siempre ha tenido una pobre cuota de mercado en el escritorio, ya en el artículo De Icaza menciona algunos de los problemas de Linux, yo ahondaré en ellos y tal vez en otros, sin embargo en algún momento de la “no carrera por el desktop” OS X corrió y ganó terreno como el Unix mejor preparado para su uso en producción (o en hogar). Como usuario que pasó de Linux a Mac puedo decir que la ventaja es que en OS X las cosas funcionan, tienes compatibilidad con aplicaciones propietarias y los fallos son menores, no tienes que liar con que la actualización de los paquetes rompió la tarjeta de vídeo y tienes que recompilar (me pasaba todo el tiempo, CentOS, Fedora, openSUSE, Ubuntu, indiferente, siempre pasaba).
Las herramientas de software Libre no pueden ser medidas con la misma regla, tienen objetivos diferentes, motivaciones diferentes y sobre todo financiamientos diferentes, existen algunas simplemente excelentes, sin embargo algo es claro, algunas son una completa mierda y en Linux no tienes opción de adquirir por ejemplo Photoshop, tienes que apañartelas con GIMP, de otra forma instala Wine, instala la aplicación que es nativa de Windows y ruega porque no se rompa mientras haces tu trabajo (¡y se rompe, te lo aseguro!), la alternativa es ridícula, instala una máquina virtual de Windows y corre tus aplicaciones a la mitad de la capacidad, en una computadora antigua (una de la supuestas ventajas de usar Linux en el desktop) tardarás eternidades en completar la tarea, aquí el problema es que no tienes todo lo que puedes necesitar o lo que crees que necesitarás, lo peor es que cuando lo necesites, no tendrás opción más que perder el tiempo en “encontrar alternativas” y si la encuentras, ruega porque no se rompa en la siguiente actualización de la plataforma donde actualizan desde libc hasta xw (o la eliminan de la distro).
Cuando utilicé por primera vez OS X resultó evidente para mi que las aplicaciones utilizan sus propias librerías importándoles poco (en la mayoría de los casos) lo que está presente en el sistema, me pareció una burrada, incluso me burlé de ello con mi amigo y compañero de jornadas Johnny G., claro, en Linux para instalar un aplicativo, probablemente debas instalar otros 2 (o 3 o 20) antes, así solo tienes instalado lo que requieres, luego comprendí que es una inmensa ventaja, las aplicaciones no se romperán con una eventual actualización de sistema o fallos en otra aplicación, el kernel es capaz de ejecutar software de 32 o 64 bits, en Linux requieres instalar las librerías de 32 bits para ello, todo sin mencionar que si la herramienta está para Ubuntu y no para RedHat, probablemente debas apañartelas para instalar no sin complicaciones y luego la garantía de total funcionalidad no existe.
En Linux el software de escritorio anda a medias, eso sí, es rápido, en serio, es muy rápido. BUU! mentira, aquí mi prueba, instalé Ubuntu en el Mac, la batería terminó en menos de la mitad del tiempo (1.45min, usualmente tengo de 4.10min a 5.30min en OS X), el sistema era bastante lento, no para desesperar, pero queda claro que requería ajustes adicionales para funcionar en pleno (ajustes!!! :-/ ), para balancear el asunto mencionar que CentOS en una máquina virtual con apenas la mitad de ram del sistema corría 2 o 3 veces más rápido que el entorno, así que velocidad si se consigue.
Y ahora los retrocesos, Gnome3, Gnome2 no estaba roto, era un escritorio maduro y completo, así que aún no encuentro las razones para romperlo, mandarlo al garete y arrancar con Gnome3, pero lo han hecho, a mi me perdieron en ese cambio, los usuarios no somos betatester, no nos gusta andar perdiendo el tiempo aprendiendo, buscando y reparando lo que no estaba roto, ahora Gnome debía cambiar, adaptarse, pero no por eso tenían que destrozarlo, la evolución no fue natural. KDE nunca me ha encantado, y kde4 tampoco me encantó, alternativas atractivas, fluidas, agradables, fáciles de utilizar en Linux para el escritorio, no existen, existen alternativas, ninguna de ellas está a la altura, a mi bien me va WindowMaker (que me encantó), pero fue olvidada, lanzada al vacío y quedó sin soporte, eso pasa en Linux y el Desktop.
Personalmente sentía algo de culpa por utilizar Mac OS X, sobre todo luego de casi 12 años usando Linux como escritorio, servidor y herramienta de trabajo, hoy me importa poco, también me importa poco Apple como empresa, en realidad no me agrada, me agrandan algunos de sus productos, entre ellos OSX que es una buena herramienta, Linux sigue siendo mi herramienta como servidor donde no tiene rival, pero en el Desktop quiero un Unix que funcione, que no se queje, del que me pueda olvidar y solo pensar en el trabajo o la diversión, donde la elección de drivers propietarios o libres no sea un dolor de cabeza, mejor, ni siquiera se me pase por la cabeza, donde el utilizar codecs para reproducir vídeo no sea difícil ni una tarea para buscar en internet y sobre todo contar con alternativas reales, tanto libres como propietarias para ejecutar mi labor.
Chao Linux en el Desktop, bienvenido OSX.